El estrés depende de nosotros

EL ESTRÉS DEPENDE DE MÍ

El nivel de estrés no sólo depende del estresor sino, también, de la respuesta que cada uno da en función de cómo percibe e interpreta la situación. Influyen el estado físico (cansancio, enfermedad), mental (diálogo interno) y emocional (angustia, tristeza, felicidad); la personalidad (perfeccionismo, optimismo), las capacidades (cualidades comunicativas, empatía) y los valores de la persona (responsabilidad). Así pues, el estrés depende significativamente de “mí”.
En vez de buscar justificaciones fuera de nosotros mismos (una situación o una persona), podemos aprender nuevas actitudes más constructivas ante los estresores, basadas en la serenidad y la actitud positiva, que permiten fortalecer nuestra capacidad de adaptación
y de respuesta ante ellos.

TOMAR CONSCIENCIA

Es importante “tomar consciencia”; escucharnos a nosotros mismos; escuchar nuestro cuerpo para reconocer las señales de alarma y poder detectar cuándo el estrés se vuelve crónico y puede convertirse en una enfermedad psicosomática. La práctica de la Sofrología permite desarrollar la autoconsciencia y proporciona herramientas concretas para aprender a relajarnos
y recuperarnos. base

¿QUÉ SIGNIFICA EL TÉRMINO «SOFRONIZACIÓN»?

La palabra Sofrología se construye a partir de tres raíces griegas, «SOS», «PHREN» y «LOGOS».
En conjunto significa «estudio de la conciencia en equilibrio.» El término «sofronización» se refiere a la toma de consciencia del cuerpo, de la mente y de las emociones en un estado de relajación.
El propósito de esta técnica es que aprendamos a ser más conscientes de nosotros mismos durante la vida y a desarrollar un estado de serenidad y relajación.

UN MOMENTO PARA NOSOTROS MISMOS

Cerrar los ojos durante los diez minutos que dura el entrenamiento nos permite abstraernos de la enorme cantidad de información que recibimos del mundo exterior y nos enseña a dirigir la mirada hacia nuestro «mundo interior». Al centrarnos en nuestro cuerpo entablamos, progresivamente, una mayor relación de nuestra mente con nuestro cuerpo, y de nuestro cuerpo con nuestra mente. Con la repetición de esta técnica desarrollamos una mejor relación con nosotros mismos y aprendemos a conocernos mejor.

LA TÉCNICA DE LA SOFRONIZACIÓN DE BASE

Todas las sesiones de Sofrología se inician con la Sofronización de Base. Se puede hacer de pie o sentado.

Sofronización: con los ojos cerrados, el cuerpo flojo y la respi- ración libre y tranquila, tomamos consciencia de nuestro cuerpo y nos centramos progresivamente en cada una de sus partes, desde la cabeza y la cara hasta las piernas y los pies.

Respiración: tomamos consciencia de nuestra respiración, suave y tranquila, en la región abdominal. Con cada respiración dilatamos las paredes de nuestro abdomen. Al espirar, expulsamos el aire y nuestro abdomen vuelve a su posición inicial.

Tres cualidades: activamos tres cualidades positivas de nuestra per- sonalidad: la confianza en nosotros mismos, la armonía entre nuestro cuerpo y nuestra mente y el aumento de nuestra capacidad de ilusión y entusiasmo por los aspectos positivos de nuestra vida.

Desofronización: activamos nuestro cuerpo respirando profundamente varias veces. Nos tonificamos; en primer lugar, poniendo en marcha los dedos de los pies y de las manos y los músculos de la cara; en segundo lugar, nos estiramos libremente como después de un sueño reparador. Finalmente, abrimos los ojos y describimos o escribimos las sensaciones más significativas. Es lo que en Sofrología denominamos «fenodescripción».

0 Respuestas en El estrés depende de nosotros"

Deja un mensaje