slide11

La Sofrología es un entrenamiento personal basado en técnicas de relajación y de activación del cuerpo y de la mente. La práctica regular de estas técnicas permite a la persona gestionar sus emociones y desarrollar sus capacidades en cualquier ámbito de su vida. La sofrología potencia la consciencia de uno mismo y refuerza los recursos propios de la persona, favoreciendo la creación de hábitos positivos y la vivencia de una cotidianidad serena.

La Sofrología fue fundada en el año 1960 por el Dr. Alfonso Caycedo, médico neuropsiquiatra, en Madrid (España). La palabra Sofrología proviene de las raíces griegas: sos, equilibrio; phren, consciencia y logos, estudio y significa “estudio de la consciencia en equilibrio” siendo su objetivo el desarrollo de una consciencia serena y positiva. Considera el ser humano como una unidad bio-psico-social. Es una disciplina apolítica y aconfesional indicada para cualquier sexo y edad (desde el parvulario hasta la cuarta edad). Hasta el momento, y después de más de 50 años de existencia, no se conocen contraindicaciones médicas asociadas a su uso.

En su fin último, la sofrología persigue el desarrollo de las capacidades y los valores existenciales de la persona tales como libertad, responsabilidad y dignidad. La Sofrología ha experimentado un notable avance y consolidación en muchos países de Occidente como Francia, Suiza, Italia, Bélgica, Portugal y España.

La Sofrología es un método accesible y aconsejable para cualquier persona. El único requisito esencial es la autodisciplina para ejecutar la práctica durante las primeras semanas, hasta que la obtención de resultados evidentes (muchas veces en cuestión de días) la convierte en un hábito saludable para la vida cotidiana.

El objetivo de la sofrología es aumentar los recursos personales para:

1. Favorecer en la persona la consciencia de la percepción de su propio cuerpo y de su mente y mejorar la gestión de su respuesta de estrés y de relajación.
2. Desarrollar mayor serenidad y una actitud constructiva ante los estresores.
3. Aprender a relajarse física y mentalmente.
4. Promover un biorritmo saludable impulsando la práctica de ejercicio físico y mental y el establecimiento de una alimentación sana.
5. Desarrollar actitudes positivas ante la vida (anticipación positiva) y optimismo ante los proyectos de la vida.
6. Aprender a gestionar los pensamientos negativos (preguntas, dialogo interno) y emociones negativas (ansiedad, irritabilidad, etc.).
7. Promover bienestar, autoestima y seguridad en uno mismo.


→ Más información y bienvenida a la metodología y disciplina de la sofrología