Entrevista a Teresa Martín: alimentación consciente y sofrología

La psicóloga y sofróloga Teresa Martín nos da estrategias para alimentarnos de manera consciente y saludable a través de la sofrología.

Alimentación consciente y gestión de las emociones

Entrevista realizada a Teresa Martín, sofróloga y psicóloga especialista en alimentación consciente, en radio Ateneu del Clot en el programa “La brújula del corazón” dirigido por la psicóloga sanitaria y sofróloga Susi Lizón. La entrevista versa sobre cómo la ansiedad influye en la alimentación y qué estrategias podemos seguir para tener una alimentación más consciente y equilibrada.

Entrevista

Susi: Vamos a continuar con la sección “Escuela para la vida” donde podemos aprender hábitos saludables que ayuden a mantener nuestro equilibrio, para ello vamos a hablar con Teresa Martín. Hola Teresa

Teresa: Hola Susi

Tú eres psicóloga y sofróloga, y vienes a hablarnos de alimentación consciente y de cómo las emociones y la ansiedad influyen en la manera de alimentarnos, pero si tuviéramos que explicar qué es la alimentación consciente cómo lo definirías

Es un proceso que implica todas las partes de nuestro ser – cuerpo, mente y emociones – a la hora de elegir, preparar y consumir los alimentos. Significa estar presente en lo que estamos haciendo en cada momento; en  concreto, en el momento de comer implica ser consciente de los colores de la comida, de los olores, de los sabores,  de la textura e incluso del sonido que hacemos cuando masticamos y bebemos. Ello es muy importante porque, de esta manera, reducimos la ansiedad. Una forma de disminuir y controlar la ansiedad es detenernos y escuchar lo que nos está sucediendo en un momento preciso.
Actualmente en el mundo que vivimos estamos muy pendientes de lo que pasa fuera de nosotros, o nuestra mente está en el futuro o en el pasado, pero no en el presente.
Tener una alimentación consciente es estar en el aquí y en el ahora, con una atención plena, con todos los sentidos y masticando despacio; este hecho reduce significativamente la ansiedad y hace que ingiramos una menor cantidad de alimentos, porque entre el estómago y el cerebro hay un desfase; si comemos muy deprisa al cerebro no le da tiempo de percibir si hemos comido lo suficiente o no, mientras que si comemos despacio, además de que saboreamos mucho más los alimentos, el cerebro capta si ya hemos comido lo necesario, así evitamos el sobrepeso, las malas digestiones… todos estos aspectos que hoy son tan frecuentes en nuestra sociedad.

          Hay una estrecha relación entre la ansiedad y la alimentación

 

Claro, generalmente comemos muy deprisa y pensando en otra cosa; estamos totalmente desconectados, con todas las repercusiones que esto tiene, seguramente, a nivel digestivo. ¿Hay trastornos digestivos que se relacionen con esta manera de ingerir la alimentación de una forma inconsciente?

Si, la ansiedad y el comer deprisa influyen mucho en el sistema digestivo. Si bien a cada persona le afecta la ansiedad de una manera determinada, en la actualidad a una gran parte de la población le afecta en el sistema digestivo. Cuando comemos con ansiedad, o simplemente estamos ansiosos, esto repercute en que los movimientos peristálticos se hacen más lentos y nos causan dolor de barriga; en lo referido al estómago nos provoca acidez y malas digestiones, a nivel intestinal se produce inflamación y es más fácil provocar infecciones. Además la ansiedad y el comer rápido nos puede producir aerofagia y diarreas o estreñimiento, o sea que hay una estrecha relación entre la ansiedad y la alimentación. Otro tema a tratar es cuando la ansiedad nos provoca inapetencia y no podemos ingerir alimentos.

¿También cuando tenemos miedo?

Sí claro, y con las emociones en general, no solamente el miedo o la ansiedad. Todas las emociones influyen en la alimentación, porque como muy bien sabes Susi somos seres emocionales y eso hace que se refleje en todos los aspectos de nuestra vida.
Otro aspecto a tener en cuenta es cuando las emociones y la ansiedad nos llevan a comer de manera excesiva.

Cuando te he presentado he dicho que eres sofróloga y psicóloga, sé que haces talleres de alimentación consciente con sofrología. Explícanos de una forma sencilla qué es la sofrología para que la gente que nos esté escuchando lo pueda entender

La sofrología es una disciplina que ayuda a desarrollar la consciencia serena y positiva a través de un entrenamiento personal basado en técnicas de relajación y activación del cuerpo y de la mente.
Fue creada por el Dr. Alfonso Caycedo, que murió en septiembre del año pasado. Este médico psiquiatra, cuando terminó la carrera, comenzó a trabajar en un hospital psiquiátrico de Madrid y vio como se practicaban los comas insulínicos y los electroshock  en los pacientes.  Estamos hablando de al finales de los años 50 cuando España estaba saliendo de la postguerra y había muy pocos medios al alcance de los médico. Entonces el Dr. Caycedo se preguntó si no había otra forma más humana de tratar a los enfermos mentales.
Él estaba muy interesado en el estudio de la consciencia y se fue a Suiza a estudiarla. Más tarde se dio cuenta de que sabía mucha teoría, pero que le faltaban las técnicas para acceder a la consciencia; y el Dr. Binswanger, que era el doctor con el que estaba estudiando, le recomendó ir a Oriente donde se encontraban las personas que realmente sabían cómo acceder a ella.
Estuvo en India y en Japón durante tres años. En india contactó con los grandes maestros del yoga y del budismo tibetano, incluso con el Dalai Lama. Luego viajó a Japón y contactó con los grandes maestros del zen japonés,  y a partir de aquí él ya pudo desarrollar sus técnicas para acceder a la consciencia, que es el método sofrológico.

 

Las técnicas sofrológicas nos ayudan a tener una mirada interna

Así pues, la sofrología consiste en la práctica de técnicas psico-físicas… Y en relación a la alimentación, ¿cómo puede ayudar la sofrología en el tema de la alimentación?

Si, hay muchos aspectos a tratar, las técnica sofrológicas nos ayudan a tener una mirada interna, siempre estamos con la atención puesta fuera de nuestro interior. La sofrología nos ayuda a detenernos, porque una forma muy importante de gestionar la ansiedad es parar, mirar hacia dentro y observar cómo está nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones, y a partir de aquí ya podemos gestionar mejor  nuestra vida diaria.
La sofrología nos ayuda a comer más despacio. El Dr. Caycedo decía que la consciencia está velada y que con sus técnicas se va desvelando; en este caso, apreciando más el alimento que tenemos delante. Por ejemplo ante un vegetal,  ser conscientes de que alguien lo ha plantado y lo ha cultivado, el sol le ha dado vida, luego alguien lo ha recogido y lo ha transportado; todo esta cadena es el desarrollo de la vida que nos conecta a los procesos naturales. Así pues, la sofrología nos permite ampliar nuestra consciencia y darnos cuenta de todo lo que estamos ingiriendo cuando comemos, porque no solo comemos nutrientes sino también toda la energía que tienen los alimentos.

Las emociones influyen en nuestra manera de alimentarnos y nuestra manera de alimentarnos influye en nuestras emociones

 

Claro, las emociones influyen en nuestra manera de alimentarnos, pero ¿nuestra manera de alimentarnos también puede influir en nuestras emociones?

Sí claro, si estamos comiendo comida basura…… es distinto comer una ensalada o un vegetal que una fabada precocinada.. Todos sabemos que las emociones y sensaciones que sentimos son distintas …. La manera que tenemos de alimentarnos también va a influir sobre nuestras emociones. Si estamos comiendo muchos productos precocinados o muchas grasas saturadas, bollería industrial o bebidas dulces eso hará que nos sintamos más desequilibrados; mientras que si nos alimentamos de productos naturales como son frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, pescado, carnes blancas como pollo o pavo; todos estos alimentos ayudarán a relajarnos y a centrarnos.
También están los alimentos que contienen triptófano, que es un aminoácido que estimula la liberación de serotonina que nos relajan y nos ayudan a sentirnos mejor. Estos alimentos son por ejemplo el plátano, las nueces, las almendras, el pavo, el pollo, el pescado, el chocolate…

Antes apuntabas cómo la ansiedad y la manera de alimentarnos puede influir en el peso, incluso en la obesidad. ¿Qué pautas o qué estrategias podemos seguir para comer más conscientemente y para tratar de estar equilibrados física y psíquicamente y no adquirir sobrepeso?

Es fundamental saber diferenciar cuándo comemos por hambre y cuándo por ansiedad. También es muy importante en la alimentación consciente la respiración. Bueno, la respiración es importante en todas las cosas de la vida

La importancia de la respiración

 

No le damos importancia porque como respiramos de una manera automática parece que no la tiene, pero realmente es muy importante

Sí, la respiración consciente es super importante. Antes de comer es conveniente hacer unas respiraciones conscientes, ver cómo nos sentimos y si estamos comiendo por hambre o porque tenemos alguna emoción dolorosa: miedo, rabia, ansiedad… o cualquier otra.
Como decía antes, es interesante diferenciar cuándo comemos por hambre y cuándo por ansiedad o antojo. Normalmente, cuando ingerimos por hambre esta aparece poco a poco, mientras que cuando es por ansiedad surge de repente. Si comemos por hambre cualquier alimento nos puede saciar, mientras que si comemos por ansiedad o antojo, tiene que ser esa tarta de mi mamá o ese croissant..o ese alimento específico. El hambre real tiene espera, podemos esperar un poco a comer si es necesario, pero el hambre emocional nos obliga a comer enseguida ese alimento. Con el hambre real dejamos de comer cuando estamos saciados, mientras que con el antojo seguimos comiendo aunque estemos saciados, todos hemos vivido esa experiencia de comernos la bolsa de patatas fritas y luego continuar con las galletas… y la sensación que tenemos al final es de malestar, de culpa, de sentirnos empachados, de sentirnos mal; mientras que si comemos por hambre, al terminar nos encontramos bien.
Cuando notamos un antojo por un alimento, es conveniente que nos paremos un poco  y que veamos qué hechos o qué emociones nos están llevando a sentir ese impulso; es decir, que los podamos identificar.
También nos conviene saber qué es lo que nos estresa en la vida: el trabajo, la familia, las relaciones personales. Es importante saber cuál es la causa de nuestro malestar.
Por otra parte, tenemos que ser conscientes de qué tipos de alimentos comemos en función de las emociones que tenemos. Por ejemplo, si sentimos una emoción de tristeza es más probable que comamos algo dulce, blandito o cremoso, como magdalenas o natillas; mientras que si sentimos una emoción de rabia previsiblemente nuestra elección se decantará por alimentos crujientes donde podamos descargar esta rabia.

Es curioso, nunca se me había ocurrido pensar la relación existente entre el tipo de alimento y la emoción, pero tiene mucha lógica

Sí, como decimos en sofrología, se trata de ir abriendo nuestra consciencia, darnos cuenta de qué comemos en función de cómo nos sentimos.  La alimentación consciente trata de ir desarrollando tu propia sabiduría interior; que tu sepas qué comer, cuándo y cuanto…. porque ahora en el tema de la alimentación hay muchos consejos contradictorios

Como decimos en sofrología: desvelar nuestra consciencia, darnos cuenta de qué comemos en función de cómo nos sentimos 

 

Sí, es verdad

Se trata de aprender a escuchar lo que tu cuerpo realmente necesita y ahí la sofrología nos ayuda a mirar hacia dentro, a escuchar el cuerpo, la mente y las emociones, y a partir de ahí saber cómo relacionarnos con la comida.
A veces cuando sentimos antojo, y esto en el taller lo trabajamos bastante, por ejemplo de algo dulce, es conveniente que comamos un poquito de dulce, podrían ser dos galletas y guardar bien el paquete para no caer en la tentación…. Seguidamente las ponemos en un plato, nos sentamos en la mesa y las vamos comiendo conscientemente, eso nos ayuda a calmar la ansiedad.
Así, si sabemos que determinados alimentos, en ciertas ocasiones, nos pueden ayudar a calmar nuestra ansiedad o a calmar la emoción que estamos sintiendo, esto lo podemos utilizar a nuestro favor, por supuesto siendo conscientes de no dañarnos, porque la comida no soluciona los problemas, la comida muchas veces es una tapadera y lo que tenemos que hacer es averiguar cuál es la emoción que estamos sintiendo y, a partir de aquí, poner la solución más adecuada; a veces simplemente puede ser ir a dar un paseo, hablar con una amiga…, bueno hay muchas posibilidades; pero, en definitiva, hay que saber separar lo que es la comida de lo que es la emoción y que la solución no pasa por la comida.
La comida según la utilicemos nos puede ayudar o nos puede perjudicar; es decir, nada es bueno o malo sino que depende del uso que hagamos de ello.

Hemos dicho que haces estos talleres de alimentación consciente, si alguien quiere participar en ellos o quiere hacerte alguna consulta cómo te puede localizar

Estoy en la Academia internacional de sofrología en calle Balmes 177. Este mes de marzo comenzaremos un nuevo talles de  cuatro sesiones.

-Muchas gracias Teresa por tu aportación

Muchas gracias a ti Susi

 

 

Audio de la entrevista

video

 

 

 

 

TEMAS RELACIONADOS

Taller de Alimentación consciente y sofrología

Información e inscripciones

 

 

 

 

 

 

 

 

Qué comer para ser feliz y controlar el estrés

Alimentación

 

06 marzo 2018

0 Respuestas en Entrevista a Teresa Martín: alimentación consciente y sofrología"

    Deja un mensaje

    

    Suscríbete a nuestra newsletter
    para recibir las últimas noticias
    sobre sofrología

    ¡Gracias! ¡Te has suscrito con éxito!